• Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon

Pinkoco es belleza. Una mezcla de irresistibles. Flores, cítricos, frutos silvestres… Provienen de productos cosméticos naturales que se muestran, venden y elaboran en casa según la tradición italiana de una familia (la familia de Piero) (www.cosmeticifuria.it). Es cosmética paso a paso, diseñada también bajo petición y exigencias de la clientela más selecta. Es arte en crema, en jabón y  perfume en una selección de artículos para llevarse a casa (o regalar)  sin pensarlo dos veces.

 

Pinkoco es moda. Moda distinta. Complementos rompedores, llamativos y preciosistas ideados con el buen gusto, la calma y el mimo que requieren todas las cosas que son especiales. Las carteras y bolsos hechos a mano son la estrella. Terciopelos, lentejuelas y coloridas plumas los hacen imprescindibles, diferentes, delicados… Limitados y, por ello, aún más mágicos.

 

Pinkoco es hogar. Es esa brisa que une un cuarto de Europa y junta y arremolina cada coral, cada elemento encontrado en cada puerto, en una playa, una feria de antigüedades, un mercadillo vintage. Es ese oleaje, ese vaivén de objetos que aparecen y desaparecen semana a semana por la virtud de ser irrepetibles. Es calidez instaurada paso a paso gracias a su fresco interiorismo , a ese candor de su estilo, y a los aromas tan especiales de Italia.  Es orden, paz y olvido.

Es perderse contemplando  aunque no busques nada en concreto. Te llevarás siempre la satisfacción de haber descubierto su encanto.

Pinkoco es BAR.  Pinkoco es un bar dentro de un bosque de plantas tropicales con una atmósfera estival. En el corazón de Chueca y del distrito de Justicia de Madrid, Pinkoco Bar es un punto de encuentro para clientes de todas las edades, en el que se cuida hasta el último detalle. Pinkoco Bar está decorado con productos de Pinkoco Shop, que dan un toque exótico y definitivamente diferente al de otros bares en la escena madrileña. Ibiza, Bali, Cuba, las Maldivas…, cuando se entra en Pinkoco Bar uno se siente transportado lejos de la ciudad y perdido en una isla, donde tomar un Aperol Spritz entre la despreocupación y la buena compañía. Calle Santo Tomé 8 - Madrid

 

                                                   

Schermata 2018-11-22 alle 10.39.10.png
1/3